La fama es muy complicada. Hay gente que se pasa toda su vida luchando cada día por llegar a ser alguien reconocido; alguien que esté en lo más alto del escalafón del reconocimiento social. Fama, dinero, fotos, autógrafos… meterse en ese mundo puede parecer ‘lo mejor del mundo’… pero, ¿es realmente así?

Lo cierto es que no… o, al menos, en muchas ocasiones. Son muchísimos los ejemplos que tenemos de celebridades que llegaron a lo más alto y que, por consiguiente, la caída que tuvieron fue todavía más estrepitosa. La fama tiene un precio que no todo el mundo conoce y que, mucho menos, todo el mundo puede pagar.

Pero hoy queremos centrarnos en Selena Gomez, la joven cantante a la que encumbrarse en lo más alto de las listas de éxitos… no le ha salido precisamente barato. Desde que saltase a la fama a los 11 años con la serie de ‘Barney y sus amigos’, Selena no ha podido desprenderse de la horda de fans que se levantó a su alrededor.

‘Los Magos de Waverly Place’, nosecuantos premios Emmy, otros tantos discos de platino, conciertos multitudinarios… y algún que otro escándalo y unas cuantas dosis de polémicas… esto es algo que viene con la profesión.

Desde hace unos cuantos años, Selena pasa por una etapa tremendamente complicada. Desde que reveló que, desde joven, lucha contra el lupus, en septiembre del año pasado también reveló que, a esto, se le sumaba una fuerte crisis emocional.

Todo el tema del ‘acoso de los fans’, su ruptura con Justin Bieber… una bola de circunstancias de difícil digestión.

Esto la mantuvo alejada de los escenarios todos estos meses. El motivo era muy simple: centrarse en su recuperación emocional y física. Estaba, al parecer, en un momento muy delicado y ello la empujó a tener que internarse en un centro psiquiátrico.

Alejada a lo largo de todo ese tiempo de las redes sociales, la cantante volvía con el comienzo del año a las mismas para desear a todos sus seguidores (144 millones, nada más y nada menos).

La gente y, sus fans en particular, se alegraron muchísimo de ‘su regreso’ y pensaron que ello era síntoma de que todo estaba yendo mejor en la vida de la cantante; que su recuperación estaba a la vuelta de la esquina y que, muy pronto, la verían de nuevo por los escenarios de todo el mundo… pero lo cierto es que esto no era exactamente así.

Es decir: Selena regresó de forma puntual a sus redes sociales, de eso no hay duda. La cosa es que esto no iba ligado a su mejora psicológica y física… sino a una campaña publicitaria.

Y es que, al parecer, ese mensaje fue lanzado a todos sus seguidores para, al día siguiente, poder lanzar una campaña de una importante marca de ropa la cual le habría pagado la friolera de 700.000 euros por la publicación en su perfil (es lo que tiene querer llegar a tanta gente…).

La publicación que siguió a la de sus felicitaciones fue una promoción de la nueva línea de Puma… y todo pinta a que la primera publicación era una forma de ‘despertar’ a sus seguidores después de tantos meses para luego darles, por decirlo finamente, una buena dosis de capitalismo.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: