El oficial Acerra es un policía de Carolina del Sur, que atendió la llamada de un adolescente. El joven quería huir de su casa por la situación en la que vivía.

El oficial se acercó a la vivienda del adolescente, Cameron Simmons de 13 años de edad. El joven decía que había tenido una pelea con su madre, que le había gritado por pillarle con los videojuegos de su hermano mayor.

Ante esta situación, el oficial Acerra intentó explicarle a Cameron que en la vida hay cosas más importantes que los videojuegos, como un lugar para dormir. Sin embargo, el joven le invitó a ver su habitación. ¡Al hacerlo el policía comprendió todo!

Era una habitación vacía. Completamente vacía. No había cama, no había armario, ni mucho menos videojuegos. La familia había llegado a Carolina del Sur desde Texas a cuidar a un familiar y se había quedado sin dinero.

El oficial Acerra se conmovió por la situación de Cameron, compartió su historia y consiguió suficientes donaciones para comprar una cama, un escritorio con silla y una videoconsola Nintendo Wii.

Cameron consiguió por fin una cama donde dormir para no seguir sufriendo dolores de espalda y una consola con la que jugar a sus videojuegos.

Pero lo más importante que consiguió el joven es un amigo, el oficial Acerra, que le invitó a llamarle siempre que quisiera. Eso y la lección de que en el mundo hay personas que se preocupan por los demás, incluso por quienes no tienen nada.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: